20 mayo, 2016

Ciclo de vida de los condominios I parte

Los condominios, como grupo humano que son, evolucionan en sus dinámicas de convivencia. De la experiencia que hemos tenido en estos años, hemos encontrado algunas etapas que se diferencian con cierta claridad.

Inicial: El desarrollador manda. Esto a veces es bueno si el desarrollador entiende la función que cumple la administración y lo encarga a una empresa o persona competente. Pero suele suceder aún que algunos desarrolladores creen que eso es "pagar recibos" y lo encargan a alguien de su personal sin el tiempo y capacidades necesarias. En este caso suele haber un pésimo o ausente manejo de las relaciones humanas y permite que los problemas de administración (mantenimiento de la piscina, por ejemplo) se confundan con problemas de garantía de la construcción (rajaduras en la piscina), o incluso con problemas de cumplimiento de contratos individuales (tubos en una casa que no funcionan, por ejemplo). Esto es una trampa para el mismo desarrollador porque todo parece su culpa, y la gestión y asambleas suelen ser tensas porque todos los reclamos se le juntan en ese foro.
Otro elemento es que en aras de las ventas se toman decisiones que no son correctas. Por ejemplo se permiten construcciones contrarias al reglamento y eso crea en el futuro conflictos por un sentimiento de injusticia cuando se trata de aplicar estrictamente el reglamento a otros.

Intermedia temprana: En esta etapa suele haber ya conciencia de los derechos de los condóminos y se entiende que la relación con el desarrollador es distinta de la que tienen ellos entre sí y con la administración. Es frecuente que empiecen a proponerse otras opciones de administración. Esto suele coincidir además con una reducción del poder del desarrollador en donde tal vez ya no tiene un 80-90% del voto en asambleas sino cualquier cifra cercana pero por encima del 50%.
En esta etapa empiezan a organizarse comités informales para tratar de atender las demandas de servicios y soluciones a los conflictos que la administración no brinde.

Intermedia tardía: El desarrollador ha perdido su poder en asamblea y ya no es mayoría. Se elige nueva empresa o persona de administración, hay Juntas y Comités de condóminos organizados.  Esta etapa es el inicio de la vida independiente del condominio. Aquí se abren dos escenarios muy distintos sin embargo:


Madurez inicial: Si se logra articular bien con la administración se empieza una vida independiente muy sana y rápido puede llegar a la madurez idílica. Para conseguir esto, hay algunas buenas prácticas como tener una adecuada Junta o comité de vecinos y una administración profesional. Pero este no es el único escenario, también puede darse un escenario de conflictos reiterados y sin solución adecuada. (sigue en la próxima publicación el día 10 de junio 2016)